No hay día que no se llegue y plazo que no se cumpla, la desaladora de Los Cabos de la XIII administración agoniza debido a que el gobernador Carlos Mendoza Davis se niega a publicar la aprobación que el congreso del estado habría solucionado hace algunas semanas.

Como parte del encontronazo y estrategia mediatica que mantiene el ejecutivo del estado el gobernador panista mantiene su postura y se niega a publicar dicho dictamen en tanto no sean reinstalados «sus» diputados cesados previamente por juicio político por la mayoría de MORENA.

Mientras tanto se le niega al pueblo cabeño la esperazna de contar con unos pocos litros más por segundo en la terrible sequía que se presenta en el puerto Cabeño.

Que la historia se encargue de juzgar a este Gobernador PANista, Carlos Mendoza Davis.

Por polacabcs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *